Desplazados

La dimensión del mundo es del tamaño de nuestra conciencia. Que cada uno (cada artista) formule su visión, de acuerdo a su particular manera de ver, de acuerdo a su sensibilidad y a la escala de su consciencia.

Manuel Espinoza

Todo aquello que el artista observa para posteriormente ejecutar en su quehacer plástico, se encuentra indefectiblemente “codificado” por sus propios referentes, predominando el acercamiento que tiene -amañado quizás por la observación, por su propio mirar- a esa realidad que pretende exponer , en la construcción de un modelo interpretativo original.

DESPLAZADOS. barboza - candeo - castillo - garza - martínez - pizzani, la reciente colectiva de BEATRIZ GIL galería (antes Galería Artepuy), en Caracas, responde a la premisa de autorreferencialidad desde múltiples miradas. Cada uno de estos seis creadores venezolanos ha sabido encarar de manera reflexiva, una realidad visible desde la deconstrucción en algunos casos, o desde la apropiación, en otros; pero en todo caso desde la “migración” de un medio expresivo a otro.

Camilo Barboza (Maracaibo, 1985) trastoca el sentido del objeto cotidiano, infundiendo en éste una plasticidad inesperada al manipular e intervenir libros, catálogos, y la primera página de un diario de 1969, en una incesante búsqueda estética. Iván Candeo (Caracas, 1983) logra construir un discurso plástico, a partir del diálogo entre el objeto artístico (Serafina, la muñeca de trapo de Reverón), la imagen fotográfica del mismo en un poster institucional, y la apropiación de esa imagen-poster, plasmando en sus lienzos las posibles vistas del rollo de papel. En la obra de Nayarí Castillo (Caracas, 1977), la visión del espacio se convierte en sujeto de representación casi pictórica, a través de la fotografía. La artista traduce de manera sensible lo que observa. El silencio se hace presente, dentro del profundo cromatismo de sus imágenes.

El registro de la trivialidad en las piezas de Juan Pablo Garza (Maracaibo, 1980) queda plasmado en las pequeñas tomas de polaroids, poniendo énfasis en la estética de la simpleza de lo cotidiano. El encuadre de un instante, se convierte en resultado inesperado, que demanda un acercamiento del espectador, para su propia lectura. Cipriano Martínez (Caracas, Venezuela) se decanta por las texturas y tramas de impecable policromía provenientes de la deconstrucción del pixel; los registros fotográficos del artista que refieren al paisaje urbano de una ciudad fragmentada como la nuestra, son diseccionados minuciosamente hasta llegar a la menor unidad homogénea en color que tiene una imagen digital -el picture element-, construyendo así una metáfora del espacio circundante. En la fotografía, Lucía Pizzani (Caracas, Venezuela) toma el cuerpo humano como objeto de interés y se convierte ella misma, en sujeto-objeto de su propia representación. The Queen y Crowning atienden a su vez, a una particular etapa en la vida de la artista, al convertirse en madre por vez primera.

Seis propuestas que se articulan a través del cruce reflexivo de disciplinas que van de lo pictórico a lo fotográfico, de lo instalativo a lo videográfico, en un intento por dar a conocer una dimensión diferente del hecho plástico.

Lieska Husband de Hernández

Copyright © 2017 Beatriz Gil Galería. Todos los derechos reservados.
Un proyecto desarrollado por arteenlared.com